Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

14 consejos de como ahorrar en la declaración de la renta 2019.

Quieres saber como ahorrar en tu declaración de la renta y más aún con la situación de fragilidad económica en la que nos encontramos como consecuencia de la pandemia, te preguntas si es posible aplicar ciertas reducciones o deducciones que se traduzcan en una reducción del importe a pagar o, en su caso, una mayor devolución en tu irpf. Si quieres conocer qué aspectos debes tener en cuenta para conseguir algún ahorro (y que no se te puede olvidar revisar en el borrador de la renta), continúa leyendo este post.

1. Aportaciones a planes de pensiones y planes de previsión social.

Estas aportaciones generan el derecho a una reducción en la base imponible para la persona que las efectúe, con un límite máximo de 8.000 euros anuales, o del resultado de aplicar el 30% sobre la suma de los rendimientos neto del trabajo y de actividades económicas. Si estos límites se superan, te los podrás deducir en los 5 años siguientes, por lo que también has de prestar atención a posibles aportaciones de años anteriores que no te redujiste de la base imponible.

Además, también se pueden reducir las aportaciones a los planes de tu cónyuge, hasta un límite de 2.500 euros anuales, siempre y cuando no obtenga rentas superiores a 8.000 euros (entendiéndose por renta a la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas).

2. Aportaciones a sistemas de previsión social a favor de personas con discapacidad y a patrimonio protegidos de personas con discapacidad.

Existe una diferencia entre ambas aportaciones, puesto que el contribuyente discapacitado podrá realizar aportaciones a sus planes de previsión social (pudiendo efectuar las aportaciones tanto él mismo como sus parientes), pero no podrá efectuarlas a su patrimonio protegido.

En cualquier caso, se mantienen unos límites de aportaciones para efectuar una reducción en la base imponible: será de 10.000 euros anuales por cada persona que realice las aportaciones, y de 24.250 euros anuales en total. Adicionalmente, en el caso de aportaciones a sistemas de previsión social, si el propio contribuyente discapacitado efectúa aportaciones, la reducción tendrá como límite unos 24.250 euros anuales.

En todo caso, si se superan dichos límites, se podrá aplicar la reducción en los 5 años siguientes.

3. Reducciones por pensiones compensatorias a cónyuges u otras personas.

Para el pagador de dichas pensiones surge el derecho a aplicar una reducción en la base imponible general, no pudiendo ésta resultar negativa como consecuencia de la reducción. El remanente restante por insuficiencia de base imponible general se aplicará sobre la base imponible del ahorro.

Hay que tener en cuenta que esta reducción no se aplica en el caso de anualidad por alimento a los hijos, ya que está exenta para los hijos que la reciben.

4. Reducción por tributación conjunta.

En el caso de unidad familiar compuesta por los cónyuges y los hijos, la reducción será de 3.400 euros anuales. No obstante, en caso de separación matrimonial o de que no haya vínculo matrimonial entre los padres y no convivan juntos, se realizará una declaración conjunta con uno de los padres y los hijos, con una reducción de 2.150 euros, y otra declaración individual para el otro progenitor.

Cabe destacar que, en el caso de parejas de hecho, no se podrá aplicar ninguna de las dos reducciones, puesto que ambos viven juntos.

 

Para más información sobre la tributación conjunta, consulta nuestro artículo (TRIBUTACIÓN INDIVIDUAL O CONJUNTA EN EL IRPF)

5. Aplicar la deducción por compra de vivienda o por alquiler.

Estas deducciones las podrás aplicar si compraste la casa antes del 1 de enero de 2013, o hayas firmado el contrato de alquiler con anterioridad al 1 de enero de 2015.

Si quieres saber en qué consiste, puedes leer nuestro artículo (REDUCCION VIVIENDA HABITUAL)

6. Consideraciones en la venta de la vivienda habitual.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que, si tienes más de 65 años, la ganancia obtenida por la venta de tu vivienda habitual está exenta de tributación.

Por otro lado, si vendes tu casa con el objetivo de adquirir o rehabilitar otra vivienda habitual, la ganancia estará exenta por reinversión en vivienda habitual, teniendo un plazo de dos años para realizar la correspondiente inversión.

Por último, si adquiriste la vivienda con anterioridad al 31 de diciembre de 1994, podrás aplicar los coeficientes de abatimiento. Consulta nuestro artículo (¿Reducciones en las ganancias obtenidas por la venta de tu vivienda?: Los coeficientes de abatimiento.) para saber en qué consisten.

7. Ten en cuenta las pérdidas de años anteriores que no pudiste compensarte en años anteriores.

Si en años anteriores obtuviste una pérdida que no pudiste compensar con tus rendimientos positivos podrás deducirlas este año. A modo de ejemplo, si tienes una pérdida patrimonial de 2.000 euros y unos rendimientos netos de capital mobiliario positivos de 5.000 euros, la base imponible del ahorro será de 3.000 euros (compensando los 2.000 euros de pérdidas con los 5.000 de beneficios).

8. Deducciones por donaciones.

En este caso, nos encontramos con 3 modalidades:

  • Donaciones a entidades sin fines lucrativos: en este supuesto, hasta 150 euros te podrás deducir el 75%, y para el importe restante que supere dicha cantidad podrás deducir el 30% (o el 35% si haces alguna aportación a la misma entidad en los dos años anteriores).
  • Donaciones a otro tipo de entidades: podrá aplicar una reducción del 10% de su importe.
  • Aportaciones a partidos políticos, Federaciones o Agrupaciones de Electores: se aplicará una deducción del 20%, sobre una base máxima de 600 euros.

9. Incentivos fiscales por la inversión en empresas de reciente creación.

La deducción para estas inversiones es de un 30% sobre la inversión realizada al adquirir las acciones o participaciones de la sociedad, siendo la base máxima de la deducción de 60.000 euros anuales.

10. Atento a los gastos deducibles.

Los más comunes serán los gastos deducibles relacionados con los rendimientos del trabajo, los cuales serán las cuotas a la seguridad social, las cuotas a los colegios de huérfanos o entidades similares, las cuotas satisfechas a sindicatos y colegios profesionales (cuando la colegiación tenga carácter obligatorio), los gastos de defensa jurídica derivados de litigios con la empresa contratante, con el límite de 300 euros anuales, y en concepto de otros gastos distintos de los anteriores, 2.000 euros anuales (los cuales se incrementan en 3 casos: 2.000 euros adicionales cuando el nuevo trabajo exija cambio de domicilio a otro municipio; 3.500 euros en caso de discapacidad; y 7.750 euros anuales para las personas con discapacidad que acrediten necesitar ayuda de terceras personas o movilidad reducida, o un grado de discapacidad igual o superior al 65 por ciento).

En cuanto a los rendimientos del capital mobiliario, serán deducibles los gastos de administración y depósito de valores negociables.

Respecto a los rendimientos del capital inmobiliario, serán deducibles los intereses, comisiones y demás gastos financieros relacionados con el inmueble, los gastos de reparación, las primas de seguros, los gastos de suministros, la cuota de la comunidad, los gastos jurídicos, la amortización del inmueble (3% sobre el valor del inmueble) y de los bienes muebles cedidos con el mismo (10% sobre el valor de estos bienes), los tributos y recargos no estatales (como el IBI).

En el caso de ganancias y pérdidas patrimoniales no hay gastos deducibles en sí, si no que los gastos derivados de la compra incrementan el valor de adquisición, y los gastos relacionados con la venta disminuyen el valor de transmisión, afectando de esta forma al resultado obtenido.

Por último, si quieres conocer los gastos deducibles en los rendimientos de actividades económicas, puedes leer nuestro artículo (AUTONOMOS: GASTOS DEDUCIBLES EN EL IRPF)

11. Si vas a alquilar un inmueble…

Se recomienda alquilar las viviendas como residencia habitual, en vez de como vivienda de temporada o despacho, ya que, de esta forma, puedes beneficiarte de una reducción del 60%.

12. Planes de ahorro.

Los rendimientos obtenidos de los planes de ahorro a largo plazo están exentos, siempre y cuando la aportación realizada a los mismos no supere los 5.000 euros anuales, y no se disponga de ella en los 5 años siguientes.

13. Atento a las deducciones por hijos menores de tres años.

Puedes obtener más información en nuestro post (HIJOS MENORES DE TRES AÑO, ¿EXISTE ALGUNA REDUCCIÓN EN LA RENTA?)

14. Deducciones autonómicas.

Por último, puedes deducirte ciertos conceptos dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas, consultando las deducciones autonómicas.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba