Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Se puede deducir la compra o la reforma de mi vivienda en la declaración de la renta? ¿Y el alquiler?

Si has comprado una casa y la vas a usar como vivienda habitual o la has reformado y tienes la duda si te lo puedes deducir, te explicamos los casos en el que si puedes hacerlo.

La deducción por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual se suprimió, con efectos desde el 1 de enero de 2013. No obstante, se abre la posibilidad de que algunos contribuyentes puedan continuar aplicándola mediante el desarrollo de la disposición transitoria decimoctava. No dudes en comprobar si cumples los requisitos para poder aprovechar esta deducción, y así podrá ahorrarte una parte de la cuota del impuesto.

A continuación, te mostramos los requisitos a cumplir:

  • Haber adquirido la vivienda habitual con anterioridad al 1 de enero de 2013, o haber abonado una parte para la construcción de la misma.
  • Haber satisfecho cantidades antes del 1 de enero de 2013 en concepto de obras de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual, siempre que las citadas obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.
  • Haber satisfecho cantidades antes del 1 de enero de 2013 con objeto de ejecutar obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad, siempre que las citadas obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.

En cualquiera de los tres casos es necesario que se hubiera practicado esta deducción en los años anteriores a 2013.

El calculo de la base.

Si cumples alguno de los requisitos, debes de proceder a determinar la base sobre la que se imputará un porcentaje estatal y otro autonómico, obteniéndose la deducción. La base estará compuesta por las cantidades pagadas por la adquisición, rehabilitación u obra de la vivienda, los cuales pueden ser las entregas en efectivo, las cuotas de los préstamos hipotecarios (tanto devolución del principal como intereses y comisiones) y los demás gastos y tributos asociados con la compra (por ejemplo, los gastos de notario, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, etc.). Pero hay que tener en cuenta que esta base tiene un límite máximo: 9.040 euros anuales.

A esta base se le aplicará el porcentaje de deducción, que será de un 7,5% para la deducción de la cuota estatal y un 7,5% % para la deducción de la cuota autonómica.

Este límite de la base se incrementará a 12.080 euros anuales en los casos de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad. En estos casos, se le imputará un porcentaje de deducción de un 10% para la deducción de la cuota estatal y un 10% % para la deducción de la cuota autonómica.

Cabe destacar que estos dos conceptos de base son independientes entre sí, es decir, un mismo contribuyente puede tener simultáneamente una base de hasta 9.040 euros por la adquisición o rehabilitación de la vivienda, y otra base de hasta 12.080 euros anuales.

Además, hay que tener en cuenta que esos límites se mantienen en el caso de tributación conjunta, no procediendo a multiplicar los mismos por el número de miembros de la unidad familiar.

Deducción en caso de separación o divorcio

Un supuesto que puede suscitar dudas es la separación matrimonial, puesto que uno de los cónyuges no residirá en la vivienda, pero puede continuar pagando la hipoteca. La respuesta a este supuesto lo encontramos en los artículos 67.1, 68.1, 70.1, 77.1, y 78 de la Ley del IRPF, en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2012, y en las consultas vinculantes de la Dirección General de Tributos, como la Resolución V3288-18.

En los supuestos de la nulidad matrimonial, divorcio o separación, ambos cónyuges podrán seguir practicando esta deducción, por las cantidades satisfechas en el período impositivo, siempre que en ella residan los hijos y el progenitor en cuya compañía queden. Por tanto, aunque uno de los progenitores no resida en la vivienda como consecuencia de la separación, éste podrá continuar aplicando la deducción por los importes satisfechos para el pago de la vivienda durante el año, teniendo en cuenta los límites anteriormente indicados.

Devolución clausula suelo

Otro caso a tener en cuenta, y que es muy reciente, es el correspondiente a la devolución de las cláusulas suelo. Las devoluciones de los intereses previamente satisfechos en años anteriores no se integrarán en la base imponible del impuesto, pero perderá el derecho a la deducción por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual que se hubiera aplicado en años anteriores por el importe de los intereses que se han devuelto.

Para corregir esta pérdida del derecho a la deducción, se incluirá en la declaración de IRPF del año en el que se haya producido la sentencia, laudo arbitral o acuerdo con la entidad según el artículo 59 del Reglamento del IRPF, pero sin inclusión de intereses de demora. En otras palabras, en vez de corregir la pérdida del derecho de la deducción mediante una autoliquidación complementaria, lo que se hace es aumentar la cuota líquida (antes de restar las retenciones e ingresos a cuenta, y otro tipo de deducciones).

¿Qué pasa si estas de alquiler?

Esta deducción también se suprimió a partir del 1 de enero de 2015. No obstante, se podrán deducir las cantidades pagadas en concepto de alquiler de vivienda habitual siempre y cuando el contrato de arrendamiento se hubiera formalizado con anterioridad al 1 de enero de 2015 y tu base imponible sea inferior a 24.107,20 euros tanto en tributación individual como en tributación conjunta.

La deducción será el resultado de aplicar el 10,05% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por el alquiler de su vivienda habitual, con un máximo de la siguiente cuantía:

  • Si la base imponible es a 17.707,20 euros anuales: 9.040 euros anuales.
  • Si la base imponible está entre 17.707,20 y 24.107,20 euros anuales: 9.040 euros – {1,4125 x (B.I – 17.707,20)}.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones, no dudes en aplicar la deducción, pues podrás “recuperar” una parte de la cuantía pagada para la vivienda habitual mediante la menor cuota del IRPF a pagar (o mayor cantidad a devolver por Hacienda).

Summary
Article Name
¿Se puede deducir la compra o la reforma de mi vivienda en la declaración de la renta? ¿Y el alquiler?
Description
Si has comprado tu vivienda habitual o la has reformado y tienes la duda si te lo puedes deducir, te explicamos los casos en el que si puedes hacerlo.
Author

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba