Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

Declaración de Renta de 2019: ¿qué pasa si has cometido un error con tu IRPF?

Si te has cometido un error en tu declaración de la renta no entres en pánico porque esto es una situación más habitual de lo que piensas. Por esto, te vamos a explicar como solucionar un error en tu IRPF, así que sigue leyendo este artículo que te explicamos paso por paso como debes actuar.

Bien es sabido que la declaración de la Renta puede ser un quebradero de cabeza para algunas personas, incluso profesionales que tampoco lo tienen claro así que no te mortifiques si te has equivocado, debido a la extensa normativa que hay. Por esto, si en un momento dado te das cuenta de que has cometido un error en la declaración de la renta, no te asustes, puedes corregirlo sin que suponga una temida sanción.

No obstante, no todos los fallos en el IRPF son iguales: puede ser que hayas pagado de más o te hayan devuelto, por lo que estaríamos ante un error “a favor de Hacienda”; mientras que si has pagado menos o te han devuelto más de lo que correspondería, estaremos ante un fallo “en contra de Hacienda”. Es importante tener en cuenta esta diferencia puesto que la forma de corregirlo variará según el tipo de error.

1. Error a favor de Hacienda

En este caso, procede presentar un escrito indicando tus datos personales, el número de referencia de la presentación que se corrige, el motivo del error, la cuantía que debería haberse declarado. Este escrito, llamado autoliquidación rectificativa, se presentará a través de Renta WEB o mediante un escrito en la Delegación o Administración de la Agencia Tributaria correspondiente a tu domicilio fiscal, de acuerdo con el artículo 120.3 de la Ley General Tributaria.

 

Se podrá presentar siempre y cuando la Agencia Tributaria no hubiera practicado liquidación provisional o definitiva (es decir, que la declaración ha sido revisada por la Administración y se ha determinado su cuantía), y no haya transcurrido el período de prescripción, el cual es de 4 años a contar desde el día siguiente al último día de plazo de presentación. Así, la declaración de 2019 prescribirá el 1 de julio de 2023.

Esta liquidación no generará recargos ni intereses de demora para ti, por lo que puedes respirar tranquilo. Además, Hacienda tendrá 6 meses para efectuar el pago y, si una vez transcurrido, no se ha pagado ésta deberá abonar intereses de demora sin necesidad de que hagas ningún trámite complementario.

2. Error en contra de Hacienda

Por otro lado, si debieras de  haber pagado más a Hacienda o ésta debería haberte devuelto menos, nos encontramos ante un error que ha perjudicado a Hacienda. En este caso, deberás hacer una autoliquidación complementaria, la cual se regirá por el artículo 122 de la Ley General Tributaria.

La podrás presentar nada más darte de tu error, siempre que no hubiera transcurrido el período de prescripción. No obstante, esta liquidación sí generará unos recargos e intereses de demora si la presentas una vez finalizado el período voluntario de declaración, por lo que cuanto antes la presentes, mejor. A continuación, mostramos una tabla con los recargos por presentar la autoliquidación complementaria (artículo 27 de la Ley General Tributaria):

Estos recargos se podrán reducir en un 25% si se realiza el pago en período voluntario, según los plazos del artículo 62 de la Ley General Tributaria:

  • Si recibes la notificación de liquidación entre los días uno y 15 de cada mes, desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día 20 del mes posterior.
  • Si la recibes entre los días 16 y último de cada mes, desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día cinco del segundo mes posterior.

En este caso, por desgracia no podrás librarte de pagar el recargo (y los intereses de demora si han transcurrido más de 12 meses), pero es mucho más asequible que hacer frente a una sanción. Sin embargo, como se comentó anteriormente, si te das cuenta del error y presentas la autoliquidación complementaria antes del 30 de junio de 2020, no se generan recargos ni intereses de demora.

Cabe destacar que existen más motivos por los que se realizaría una declaración complementaria sin que se haya producido ningún error, por ejemplo, por incumplir los requisitos de ciertos beneficios fiscales.

3. ¿Cómo tramitar estas correcciones?

En ambos casos, solo tendrás que acceder al portal Renta 2019, apartado “mis trámites”, y posteriormente “modifique su declaración ya presentada”. Recuerda marcar la casilla de complementaria en caso de error en contra de Hacienda.

En cualquier caso, si visualizas un error en la declaración no te desesperes, puede ser que sea favor de Hacienda y no tengas recargo alguno. En caso contrario, aún estás a tiempo de presentar la autoliquidación complementaria sin que carguen recargos ni intereses de demora, pues tendrás hasta el 30 de junio. Aún así si tienes duda te dejamos un enlace a la página oficial de la Agencia Tributaria.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba