Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Qué gastos se pueden deducir los autónomos en el IRPF?

A la hora de presentar la declaración de la renta pueden surgir dudas en cuento a los gastos deducibles que se tiene que deducir los autónomos, debido a la amplitud de la normativa, la cual abarca tanto la Ley y Reglamento del IRPF como la normativa del Impuesto de Sociedades y las consultas de la Dirección General de Tributos. Algunos gastos están ampliamente relacionados con la actividad, pero se manifiestan ciertos matices en la Ley. A continuación, os mostramos los gastos deducibles más comunes.

Gastos deducible

Consumo de mercaderías, materia prima y materiales

Para comenzar, los gastos por consumo de mercaderías, materia prima y materiales serán deducibles, en tanto que son necesarios para el proceso productivo.

Sueldos y salarios deducibles

Los sueldo y salarios, premios e indemnizaciones satisfechos a los empleados serán deducibles con independencia de que para el perceptor esté exento o no (por ejemplo, una indemnización por despido está exenta para el antiguo trabajador, pero es un gasto deducible para el empresario). En el caso de que estén contratados los miembros de la unidad familiar, tanto el cónyuge como los hijos, las prestaciones a los mismos serán gastos deducibles siempre y cuando se cumplan los requisitos del artículo 30.2.2º de la Ley de IRPF:

  • Trabajan habitualmente y con continuidad.
  • Conviven con el titular de la actividad económica.
  • Existe un contrato laboral entre ellos.
  • Están afiliados a alguno de los regímenes de la Seguridad Social.
  • Por último, pero no menos importante, la prestación no puede ser superior al valor de mercado (lo que cobrarían en una empresa distinta por el desempeño de las mismas tareas). Así, el importe que exceda sobre el valor de mercado no será considerado gasto deducible.

Gasto en personal

Las cuotas satisfechas a la Seguridad Social, tanto en concepto de cuota a cargo de la empresa como a cargo del trabajador.

También se incluyen otros gastos de personal entre los que se incluyen los gastos de formación, indemnizaciones por rescisión, relaciones laborales, seguros de accidentes del personal y usos y costumbres al personal (por ejemplo, la cesta de Navidad).

Otros gastos deducibles

Cuando se realizan aportaciones a mutualidades de previsión social del propio empresario o profesional, el artículo 30.2.1º de la Ley de IRPF establece dos posibilidades: como regla general, las aportaciones serán reducciones en la base imponible, pero en el caso del rendimiento de actividades económicas podrán tributar como gasto deducible como si fueran aportaciones satisfechas a la Seguridad Social. Si el importe de las aportaciones supera la cuota que debería satisfacerse en el Seguridad Social, el exceso sí será reducción en la base imponible.

Serán deducibles las contribuciones a planes de pensiones o planes de previsión social de acuerdo con el artículo 14.2 de la Ley de Impuesto de Sociedades, así como las contribuciones a planes para la cobertura de contingencias análogas a los planes de pensiones. También se incluyen en estos grupos los seguros colectivos excepto los realizados como consecuencia del déficit del plan.

Existen gastos que podrían ser deducibles siempre y cuando se justifique que vienen exigidos por el desempeño de la actividad económica, como pueden ser los gastos de relaciones públicas, los viajes profesionales, los gastos en establecimientos de hostelería, suscripción a revistas profesionales, gastos de asistencia a cursos o congresos, cuotas de asociaciones de empresas, etc.

Gastos de alquiler

Otros gastos que también son deducibles son los correspondientes al arrendamiento. En este concepto distinguimos dos tipos: si el objeto del arrendamiento son bienes amortizables, el gasto deducible será la suma de los intereses y la cuota de amortización financiera (es decir, la cuota pagada en su totalidad, sin incluir el IVA), mientras que, si se amortizan bienes no amortizables, por ejemplo un terreno, el gasto deducibles solo estará constituido por los intereses.

Gastos en reparaciones y conservaciones

Asimismo, serán deducibles los gastos de reparación y conservación, servicios profesionales independientes (por ejemplo, los de una consultoría), y otros servicios exteriores:

  • Investigación y desarrollo.
  • Transporte de productos y mercancías.
  • Primas de seguros.
  • Servicios bancarios.
  • Publicidad, propaganda y relaciones públicas.
  • Gastos por atenciones a clientes y proveedores, con el límite del 1% sobre la cifra de negocios.
  • Gastos de oficina.
  • Gastos de suministros (agua, electricidad, etc.).

Tasas e impuestos

Por otro lado, será deducibles los tributos y tasas, como por ejemplo el IBI. En este punto queremos especificar unas cuestiones sobre el IVA soportado no deducible, puesto que, en este caso, al no poder deducirse el IVA en las autoliquidaciones, el importe del mismo se contabiliza como una mayor gasto, por lo tanto será deducible en las actividades económicas. No obstante, en el caso de adquisición de un inmovilizado, el importe del IVA soportado no deducible incrementa el valor del activo comprado, por lo que no será un gasto deducible.

Gastos financieros

Los gastos financieros serán deducibles de acuerdo con el artículo 16 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Gastos por deterioro

En cuanto a las pérdidas por deterioro nos basaremos en el artículo 13 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, por el que será deducible el deterioro de existencias y de créditos de clientes cuando deriven de la insolvencia del deudor, caso que se dará si se cumplen alguno de los siguientes requisitos:

  • Hayan transcurrido más de 6 meses desde el vencimiento del crédito.
  • El deudor se encuentre el concurso de acreedores.
  • El deudor está procesado por delito de alzamiento de bienes.
  • Las obligaciones han sido reclamadas judicialmente o son objeto de litigio judicial.

Seguros de enfermedad

Las primas de seguro de enfermedad satisfechos para tu propia cobertura y la de tu cónyuge e hijos menores de 25 años, serán deducibles con el límite de 500 euros por persona, el cual se incrementará hasta 1.500 euros en caso de discapacidad (artículo 30.2.5º de la Ley de IRPF).

Dietas y gastos de intermediación

Respecto a las dietas y gastos de manutención serán deducibles con los límites establecidos en el artículo 9 del Reglamento del IRPF. Si quieres saber más sobre los gatos deducibles por dietas te dejamos el enlace a nuestro artículo que habla sobre este tema:

Descubre ¿Qué dietas y gastos de viaje son deducibles en la declaración de IRPF?

Provisiones para el medioambiente y reparación de productos.

Además, también serán deducibles las provisiones por actuaciones medioambientales y las provisiones para garantías de reparación de productos vendidos, si se tributa por Estimación Directa Normal. En el caso de que se tribute por Estimación Directa Simplificada, estos gastos se corresponden con los gastos de difícil justificación, que serán del 5% sobre el rendimiento neto de actividades económicas (una vez deducidos todos los gastos anteriores), con el límite de 2.000 euros. No obstante, hay que tener en cuenta que si se deducen estos gastos de difícil justificación en la Estimación Directa Simplificada no se podrá aplicar la reducción por ejercicio de actividades económicas del artículo 26 del Reglamento de IRPF, por lo que conviene estudiar qué interesaría más.

Amortización de los bienes.

Por último, se tendrán que deducir la amortización de los bienes afectos a la actividad. El método más común es el lineal, que consiste en aplicar un porcentaje comprendido en las tablas de amortización. Si quieres saber más sobre la amortización de bienes pincha en este enlace.

Pero hay que tener en cuenta que, si se tributa por Estimación Objetiva, la tabla vendrá determinada en la correspondiente Orden Ministerial, para cada año.

¿Y si trabajo desde casa, puedo deducir algún gasto?

En la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, de 11 de octubre de 2017, se estableció la posibilidad de deducir los gastos de suministros del hogar (electricidad, agua, telefonía, etc.) siempre que se destine una habitación de la casa a la actividad económica, por ejemplo, una habitación será tu despacho o tu consulta.

El gasto deducible vendrá determinado por el 30% sobre los metros cuadrados de la casa destinados a la actividad, y esta proporción se aplicará a los mencionados gastos de suministro.

Para que quede más claro, os mostramos un ejemplo:

  • Gastos de suministros: 2.000 euros.
  • Metros cuadrados de la vivienda: 100 metros cuadrados, de los 20 corresponden al despacho. Proporción del despacho sobre el total de metros cuadrados de la vivienda: 20%.
  • El gasto deducible será: 30% x 20% x 2.000 = 120 euros.

Además, si la vivienda es de tu propiedad te podrás deducir los gastos de comunidad, los impuestos y tasas relacionados con la vivienda (IBI, recogida de residuos urbanos, etc.) y los gastos de seguros.

Por otro lado, si estás de alquiler podrás deducirte la parte de la cuota de alquiler correspondiente a los metros cuadrados destinados a la actividad. Pero para ello, el arrendador deberá realizar dos contratos: uno de local comercial para esa parte de la casa, y otro de vivienda habitual.

¿Y si recibo una factura correspondiente a años anteriores?

Por normal general, las facturas (tanto expedidas como recibidas) se contabilizan en la fecha de emisión tributarán en ese ejercicio. No obstante, el artículo 11.3 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece que se podrán contabilizar e incluir en la tributación de este año las facturas que por algún motivo se hayan recibido o enviado con posterioridad, siempre que de ello no se derive una tributación inferior a la que hubiera correspondido realizar en el año de emisión de la factura.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba