Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Cuales son los gastos que no te puedes deducir como autónomo?

Eres Autónomo y no sabes cuales son los gastos te puedes deducir y los que no. En el anterior post hablamos de los gastos que como autónomo te puedes deducir para el cálculo del rendimiento neto de actividades en la declaración de la renta. Para dar una mayor visión de los gastos derivados de la actividad, mostraremos los gastos que en ningún caso serán deducibles para despejar cualquier duda en cuento a la posibilidad de deducirlos.

Gastos no deducibles especificados en el artículo 15 LIRPF

Para comenzar, señalamos los gastos no deducibles especificados en el artículo 15 de la Ley del Impuesto de Sociedades:

  • Los donativos y liberalidades (es decir, entregas de bienes o derechos sin esperar recompensa). En este grupo no se incluyen los gastos de atenciones a clientes y proveedores, los cuales serán deducibles con el límite del 1% sobre el importe neto de la cifra de negocios, ni los que se efectúan a los empleados de la empresa por usos o costumbres (como puede ser, por ejemplo, la cesta de Navidad) ni los realizados para promocionar, la venta de bienes y prestación de servicios.
  • Los que representen una retribución de los fondos propios.
  • Las multas y sanciones penales y administrativas, los recargos del período ejecutivo y el recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo.
  • Las pérdidas del juego.
  • Los gastos de actuaciones contrarias al ordenamiento jurídico.
  • Los gastos de servicios correspondientes a operaciones realizadas con personas o entidades residentes en países o territorios calificados como paraísos fiscales.
  • Los gastos financieros devengados en el período impositivo, derivados de deudas con entidades del grupo, que incluirán las multigrupo y asociadas además de las dominadas.
  • Las indemnizaciones por extinción de la relación laboral de administradores y miembros del Consejo, cuando supere la mayor de las siguientes cantidades: 1.000.000 de euros o el importe que correspondería por la aplicación del artículo 7.e de la Ley de IRPF por despido o cese del trabajador, y el importe establecido en el Estatuto de Trabajadores.

Otros gastos

Además de estos supuestos de no deducción, podemos encontrar más en las consultas realizadas a la Dirección General de Tributos, la cual puede solucionar las dudas que puedan surgir en conceptos no especificados en la Ley o que no se desarrollen detalladamente. Las podrás consultar en el este enlace de la Dirección General de Tributos.

Comentaremos algunos gastos comunes en el desempeño de la actividad profesional y que son no deducibles:

  • Los gastos de viajes profesionales son gastos no deducibles si no se puede justificar su relación con la actividad económica, pero si se pudiera probar la vinculación con la actividad sí se podrían deducir.
  • Los gastos de transporte entre municipios con vehículo propio solo se podrán deducir si se prueba la correlación con la actividad económica y, además, el vehículo está afecto a la actividad. Este último requisito se cumple si el vehículo se utiliza exclusivamente en la actividad o si nos encontramos ante una de las excepciones del artículo 22 del Reglamento del IRPF. Si no se dieran estos requisitos, los gastos derivados por este transporte (por ejemplo, combustible y aparcamientos) no serán deducibles.
  • Los gastos por comidas en establecimientos de hostelería serán no deducibles, salvo que se puedan vincular a la actividad económica.
  • La adquisición de ropa de trabajo no será deducible en cuanto no se pueda probar su uso exclusivo en la actividad económica. Por ejemplo, si un abogado se compra un traje será difícil demostrar que se utilizará solo con fines profesionales. Por el contrario, si se adquieren monos de trabajo o batas del personal sanitario sí se podría defender su uso exclusivo y su relación con la actividad económica.
  • Los intereses de demora a ingresar por las deudas con la Agencia Tributaria siempre serán gastos no deducibles fiscalmente, debido a su carácter indemnizatorio.

Por último, queremos señalar que las aportaciones a los planes de previsión social del propio contribuyente no serán deducibles cuando generen el derecho a reducir la base imponible, ya que si fueran deducibles se minoraría la base imponible dos veces por el mismo concepto.

Para terminar, como siempre te doy las gracias por leer este artículo y si tienes alguna pregunta no dudes en hacérmela, en el apartado de comentarios o en el formulario de contactamos te responderé lo más pronto que me sea posible.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba