Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Cuáles son los mínimos personales y familiares para la renta 2019?

Tienes dudas de cuales son los mínimos personales y familiares para la declaración de la renta 2019, aquí te dejamos una pequeña guía para que entiendas mejor cuales son los mínimos del IRPF.

Una vez que comienzas a hacer cálculos para conocer el importe que deberás pagar por la Renta (o que, ojalá, te tengan que devolver) has de tener en cuenta que el impuesto se adapta a tus situaciones personales y familiares, lo que se traducirá en un considerable ahorro. Si quieres conocer las cantidades que te puedes deducir, continúa leyendo.

El mínimo personal y familiar será el resultado de sumar el mínimo del contribuyente y los mínimos por descendientes, ascendientes y discapacidad a que se refieren los artículos 57, 58, 59 y 60 de la Ley de IRPF, teniendo en cuenta además las variaciones que pueden establecer las comunidades autónomas.

Aún así te recomendamos que leas este artículo de la Agencia Tributaria en el que habla de los mínimos personales y familiares para la declaración de la renta de 2019

1. Mínimo del contribuyente.

El mínimo del contribuyente será, con carácter general, de 5.550 euros anuales.

Cuando el contribuyente tenga una edad superior a 65 años, el mínimo se aumentará en 1.150 euros anuales, es decir, será de 6.700 euros. Si la edad es superior a 75 años, el mínimo se aumentará adicionalmente en 1.400 euros anuales (8.100 euros).

Cabe destacar que, en el supuesto de tributación conjunta, solo se aplicará un mínimo para toda la unidad familiar, no pudiendo computarlo para cada miembro.

2. Mínimo por ascendiente.

Para tener derecho a este mínimo, los ascendientes han de cumplir una serie de requisitos y consideraciones:

  • No se incluyen los ascendientes por línea colateral (como los tíos), o por afinidad (por ejemplo, los suegros), pero sí se incluyen las personas vinculadas por régimen de tutela o acogimiento una vez que el acogimiento se formalice por escrito.
  • Tienen que ser mayores de 65 años, o tener un grado de discapacidad superior al 33% con independencia de su edad.
  • Deben convivir contigo al menos la mitad del período impositivo. Este requisito puede afectarte si alguno de tus padres se va turnando para vivir en casa de sus hijos, puesto que solo se lo podrán deducir si convive con cada uno 6 meses al menos. También afectará el caso de fallecimiento del ascendiente, pues se tendrá derecho a aplicarlo si ha convivido más de 6 meses dentro del año.
  • Al igual que los descendientes, no podrán tener rentas, incluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, ni presentar la declaración con rentas mayores a 1.800 euros.
  • Se tendrán en cuenta estas circunstancias a fecha de devengo.

Las cuantías que se aplicarán por cada descendiente que cumpla los requisitos son las siguientes: 1.150 euros anuales, y una vez que supere los 75 años, se incrementa en 1.400 euros adicionales (2.550 euros).

Asimismo, cuando este mínimo le corresponde a más de una persona, se aplicarán las mismas normas que las expuestas anteriormente para el mínimo por descendientes.

3. Mínimo por descendientes.

Para tener derecho a este mínimo, los descendientes han de cumplir una serie de requisitos y consideraciones:

  • No se incluyen los descendientes por línea colateral (como los sobrinos), o por afinidad (por ejemplo, los hijastros), pero sí se incluyen las personas vinculadas por régimen de tutela o acogimiento una vez que el acogimiento se formalice por escrito. Tampoco se podrán incluir a los cónyuges de tus hijos.

 

  • Se atienden a las circunstancias a fecha de devengo, es decir, a 31 de diciembre. Esto quieres decir que si, por ejemplo, tu hijo nace el 30 de diciembre, podrás aplicar importe total del mínimo sin tener que prorratearlo en función de los días en los que ya había nacido.
  • El descendiente tiene que ser menor de 25 años, salvo que presente un grado de discapacidad superior al 33%, caso en el que la edad resulta indiferente.
  • El descendiente debe convivir contigo. Además, las ausencias de tu hijo de forma esporádica durante el período lectivo del curso escolar no supondrán un incumplimiento de este requisito.
  • Los descendientes no pueden obtener rentas, incluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, entendiéndose en estos casos que el término “renta” hace referencia a los rendimientos netos del trabajo, capital mobiliario e inmobiliario, actividades económicas, imputación de rentas y ganancias y pérdidas patrimoniales.
  • Los descendientes no podrán presentar su declaración si tienen rentas superiores a 1.800 euros, siendo el término “renta” el mismo que en el punto anterior. Para más información, consulta nuestro artículo (¿Tu hijo trabaja?: hora de hacer cálculos. Te recomendamos que leas este post de nuestro blog para que entiendas mejor el cálculo en el caso de que tu hijo trabaje).

Las cuantías que se aplican, para cada hijo que cumple los requisitos, son las siguientes:

2.400 euros anuales por el primero.

2.700 euros anuales por el segundo.

4.000 euros anuales por el tercero.

4.500 euros anuales por el cuarto y siguientes.

Además, si tienes un hijo menor de 3 años, su cuantía correspondiente se incrementará en 2.800 euros adicionales. Lo mismo ocurre en el caso de adopción o acogimiento en el período en el que se inscriba en el Registro Civil y en los 2 siguientes, con independencia de la edad del menor.

Por otro lado, cuando este mínimo le corresponde a más de una persona, y éstas presentan un mismo grado de parentesco con el menor (por ejemplo, el padre y la madre), le corresponderá la mitad de dichas cuantías a cada uno. Pero si presentan distinto grado de parentesco (por ejemplo, el padre y el abuelo), le corresponde al que tenga un grado más cercano salvo que no tenga rentas superiores a 8.000 euros, en cuyo caso le corresponderá a la otra persona.

Por último, en los supuestos de separación matrimonial, el mínimo le corresponde al padre que tenga la guardia y custodia de los hijos; pero si la custodia es compartida, cada padre se computará en sus respectivas declaraciones la mitad de los mencionados importes.

4. Mínimo por discapacidad.

En el caso de que tú o alguno de tus descendientes o ascendientes por los que te aplicas los mínimos presenten algún grado de discapacidad, también podrás computar las cuantías que se muestran a continuación:

  • 000 euros anuales si el grado de discapacidad es mayor o igual al 33% pero inferior al 65%.
  • 000 euros anuales si el grado de discapacidad es mayor o igual al 65%.
  • Además, 3.000 euros adicionales en concepto de gastos de asistencia cuando se acredite la necesidad de ayuda de terceras personas, la movilidad reducida o el grado de discapacidad superior al 65%.

En cuanto a las condiciones y particularidades de este mínimo, no se contemplan más que las que ya se han indicado anteriormente para los demás mínimos.

Por último, te quería dar las gracias por llegar hasta el final y si tienes alguna pregunta no dudes en hacérmela llegar en el apartado de comentarios o por el formulario de contactanos.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba