Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Está tu declaración de la renta exenta de tributar por IRPF?

A la hora de presentar la declaración de la renta, pueden tener algunas dudas de si tienes o no tienes que presentar determinadas rentas, puesto que existen exenciones y supuestos de no sujeción contemplados en la Ley de IRPF.

Pero antes que nada te tenemos que explicar la diferencia entre las rentas exentas y las no sujetas. Por un lado, las no sujetas hace referencia a aquellas rentas a las que no está incluida en el ámbito de aplicación del impuesto, es decir, son rentas que no entran en la aplicación del IRPF o que se les aplica otro impuesto; mientras que a las exentas sí se les aplicarán las normas del IRPF, pero se exime de su pago por motivos legales.

Ahora bien, las rentas no sujetas son todas aquellas que se encuentren sujetas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, en virtud del artículo 6.4 de la Ley de IRPF. Además, la Ley incluye otro supuesto de no sujeción en la disposición transitoria novena, por la cual estará no sujeta la ganancia patrimonial que se hubiera generado con anterioridad a 20 de enero de 2006, derivada de la venta de elementos patrimoniales adquiridos con anterioridad a 31 de diciembre de 1996, siempre y cuando cumpla un período de permanencia mínimo, contado desde la fecha de adquisición hasta el 31/12/1996:

  • 5 años para las acciones admitidas a negociación en mercados secundarios oficiales.
  • 10 años para bienes inmuebles y derechos sobre los mismos.
  • 8 años para el resto de bienes.

¿Un lío este último supuesto? Haré un artículo explicándolo paso a paso.

¿Qué parte de tu renta esta exenta de tributar?

Existe un amplio número de exenciones en el IRPF, las cuales están recogidas en su mayoría en el artículo 7 de la Ley:

  • Las prestaciones públicas extraordinarias por actos de terrorismo y las pensiones derivadas de medallas y condecoraciones concedidas por actos de terrorismo. Por ejemplo, una pensión por viudedad derivada de un acto de terrorismo se incluiría en esta exención.
  • Las ayudas percibidas por los afectados por el virus de inmunodeficiencia
  • Las pensiones percibidas por personas que sufrieron lesiones o mutilaciones con motivo de la Guerra Civil.
exento-IRPF
  • Las indemnizaciones como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida, así como las indemnizaciones por los mismos tipos de daños derivadas de contratos de seguro de accidentes, salvo aquellos cuyas primas hubieran podido reducir la base imponible o ser consideradas gasto deducible de actividades económicas, siempre y cuando no supere el importe determinado a partir de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.
  • Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, así como despidos colectivos, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores. Este supuesto tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros. No obstante, según el artículo 1 del Reglamento del IRPF, no se entenderá que se haya producido el despido si el trabajador vuelva a prestar servicios a la misma empresa o a otra empresa vinculada en los tres años siguientes. En ese caso, si se hubiera aplicado la exención y posteriormente se incumple este requisito de exención, se tendrá que efectuar la correspondiente autoliquidación complementaria.
  • Las prestaciones dadas por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez. También se incluyen en este supuesto las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social, siendo su límite el que le correspondería recibir si la prestación la realizara la Seguridad Social.
  • Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente, siempre que la lesión o enfermedad le inhabilitara por completo para toda profesión u oficio.
  • Las prestaciones por maternidad o paternidad y las familiares no contributivas reguladas en la Ley General de la Seguridad Social, así como las pensiones de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo.
  • Las prestaciones económicas percibidas de instituciones públicas por el acogimiento de personas con discapacidad, mayores de 65 años o menores.
  • Las becas públicas, las becas concedidas por las entidades sin fines lucrativos y las becas concedidas por las fundaciones bancarias.
  • Las anualidades por alimentos percibidas de los padres en virtud de decisión judicial.
  • Los premios literarios, artísticos o científicos relevantes, así como los premios “Príncipe de Asturias”.
  • Las ayudas económicas a los deportistas de alto nivel.
  • Las prestaciones por desempleo cuando se perciban en la modalidad de pago único.
  • Los rendimientos positivos del capital mobiliario derivados de los seguros de vida, depósitos y contratos financieros mediante los cuales se formalizan los Planes de Ahorro a Largo Plazo.
  • Las gratificaciones extraordinarias satisfechas por el Estado español por la participación en misiones internacionales de paz o humanitaria.
  • Los rendimientos del trabajo percibidos por trabajos efectivamente realizados en el extranjero, siempre que los trabajos se realicen para una entidad no residente en España, y que exista en el territorio de ejecución del trabajo un impuesto de naturaleza análoga al IRPF, y respetando siempre el límite de 60.100 euros anuales.
  • Las indemnizaciones satisfechas por las Administraciones públicas por daños personales debidos al funcionamiento de los servicios públicos.
  • Las prestaciones por entierro o sepelio, con el límite del importe total de los gastos incurridos.
  • Las ayudas económicas a personas con hemofilia u otras coagulopatías congénitas que hayan desarrollado la hepatitis C.
  • Las indemnizaciones para compensar la privación de libertad en establecimientos penitenciarios como consecuencia de los supuestos contemplados en la Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía.
  • Las rentas que se pongan de manifiesto en el momento de la constitución de rentas vitalicias aseguradas resultantes de los planes individuales de ahorro sistemático.
  • Los rendimientos del trabajo derivados de las prestaciones obtenidas en forma de renta por las personas con discapacidad, con el límite máximo de tres veces el IPREM.
  • Las prestaciones para cuidados en el entorno familiar y de asistencia personalizada.
  • Las prestaciones económicas establecidas por las Comunidades Autónomas en concepto de renta mínima de inserción.
  • Las prestaciones y ayudas familiares percibidas de cualquiera de las Administraciones Públicas con motivo del nacimiento, adopción, acogimiento o cuidado de hijos menores.

Más Exenciones

A parte de las exenciones que encontramos en el mencionado artículo, existen más distribuidas en la Ley y en el Reglamento del IRPF.

Así, en el artículo 9 del Reglamento se establecen unas cantidades máximos exentas en concepto de dietas y asignaciones de gastos de viaje, tributando el exceso sobre las mismas como rendimiento del trabajo.

También encontramos rendimientos en especie que no tributarán por no estar sujetos (los dos primeros puntos) o por estar exentos de tributación en el artículo 42 de la Ley y en consultas de la Dirección General de Tributos, y son los siguientes:

  • Transmisión de la vivienda habitual de mayores de 65 años o por personas en situación de dependencia severa o de gran dependencia.
  • Dación en pago de la vivienda habitual del deudor, para la cancelación de deudas garantizadas con hipoteca contratadas con entidades de crédito, y la transmisión de la vivienda realizada en ejecuciones hipotecarias judiciales o notariales. Para que se cumpla esta exención, será necesario que no dispongas de otros bienes o derechos en cuantía suficiente para satisfacer la totalidad de la deuda.
  • Donaciones que se efectúen a las entidades citadas en el artículo 68.3 de la Ley de IRPF (entidades sin fines lucrativos, fundaciones y Partidos Políticos).
  • Transmisión de la vivienda habitual cuando el importe obtenido se reinvierta en la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda habitual.
  • Transmisión de elementos patrimoniales por contribuyentes mayores de 65 años, siempre que el importe obtenido se destine en el plazo de seis meses a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor, con el límite conjunto de 240.000 euros.
  • Transmisión de bienes urbanos adquiridos entre el 12 de mayo de 2012 y el 31 de diciembre de 2012, estará exenta en un 50%.

Por último, hallamos exenciones en las disposiciones adicionales de la Ley de IRPF:

  • Disposición adicional cuadragésima tercera: rentas obtenidas por el deudor en procedimientos concursales.
  • Disposición adicional quinta: ayudas para compensar los costes en las edificaciones afectadas por el dividendo digital.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba