Blog Asesor

Blog especializado en la ayuda a cualquier persona que quiera mejorar sus finanzas

¿Qué rentas del trabajo se incluyen en la declaración del IRPF?

Quieres saber cuales son los rendimientos del trabajo  a parte de tu sueldo tributa en tu declaración de la renta. Tu empresa te deja el coche de empresa, te presta una vivienda para que puedas quedarte allí o te paga bonos de comida y no sabes si debes de incluirlo en tu declaración de IRPF, no entres en pánico te explico que tipo de dietas entran en tu declaración de IRPF.

Como ya sabrás, en los rendimientos del trabajo (esto suele ser el sueldo que te paga tu empresa por tu trabajo a demás de cualquier otra retribución que te dé ya sea en dinero o en dietas, que deriven de tu relación laboral y que no sean de tu trabajo como autónomo, si ese fuese tu caso, fuera de la empresa en la que trabajas) se incluyen las retribuciones derivados de un contrato laboral con tu empresa (sueldo, dietas, asignaciones para gastos de viaje, indemnizaciones por despido, etc.), así como las prestaciones de la Seguridad Social o mutualidades, los saldos dispuestos de planes de pensiones y de previsión social, siendo esos elementos los más comunes. Sin embargo, existen ciertos aspectos que pueden darse con frecuencia y que suscitan dudas en cuanto a su inclusión en la declaración de la renta. A continuación, os mostramos varios:

1. Vehículo de la empresa.

Si la empresa pone a tu disposición un vehículo puede que se incluya en los rendimientos de trabajo, por lo que, te puedes encontrar ante dos situaciones en función del uso que se haga del mismo:

En primer lugar, si el trabajador hace un uso particular y personal del vehículo, tributará como rendimiento del trabajo en especie. Su valoración dependerá de si es una entrega o del derecho a utilizar el vehículo, según lo dispuesto en el artículo 43 de la Ley de IRPF:

  • Si es una entrega, la renta se valora a coste de adquisición del vehículo, incluyendo los tributos necesarios para ello (como puede ser, por ejemplo, el Impuesto de Matriculación).
  • Si es para uso, la renta será el resultado de aplicar el 20% sobre el coste de adquisición del vehículo (en caso de que la empresa sea la propietaria), o sobre el valor del mercado (en caso de que no sea propiedad de la empresa), incluyendo en ambos casos los tributos necesarios para la adquisición.

Este importe se podrá reducir en función de las emisiones oficiales de CO2 y del valor de mercado:

coche-empresa

En el caso de uso y posterior entrega, la renta será el resultado de restar al valor de adquisición el valor de las retribuciones en especie del tiempo que se ha tenido el coche.

En segundo lugar, si no se le da un uso particular, si no que se destina exclusivamente a fines de la empresa para el desarrollo del trabajo, no se incluirá en la declaración de la renta del trabajador, puesto que la Ley exige que se haga un uso personal y particular.

En el caso de que ocurran simultáneamente los dos casos, solo se incluirá en la declaración de la renta la proporción de utilización para fines particulares. Por ejemplo, si el trabajador utiliza en un 40% del tiempo el vehículo para hacer repartos de la empresa y el 60% para fines particulares, se aplicarán las reglas de valoración del primer caso solo al 60% correspondiente al uso personal.

2. Utilización de viviendas propiedad de la empresa o alquiladas por la empresa

En este supuesto, se considera un rendimiento en especie, regulado el artículo 43 de la Ley de IPRF. Si la empresa es la propietaria de la vivienda, la renta será el resultado de aplicar el 10% sobre el valor catastral, porcentaje que se reducirá al 5% si se ha realizado un procedimiento de valoración colectiva sobre el inmueble en los 10 años anteriores.

Si a final del período de devengo (31 de diciembre) no se tuviera constancia del valor catastral, se aplicará un 5% sobre la mayor de las siguientes cantidades: precio de adquisición o valor dado por la Administración para el desarrollo de otras competencias o tributos.

Hay que tener en cuenta que esta renta no podrá exceder del 10% de las restantes rentas del trabajo.

Si la empresa no es propietaria de la empresa, el rendimiento será el coste del alquiler, no pudiendo ser menor que lo que resultaría de aplicar las normas anteriores.

3. Prestaciones para comidas o comedores.

Estas prestaciones son las que tienen el objetivo de cubrir los gastos de los trabajadores en su pausa para comer. Si la empresa te entrega una cantidad dineraria, ésta deberá tributar como rendimiento dinerario del trabajo. No obstante, si lo que entregan son vales de comida o cheques de restaurante, serán rentas exentas de tributación hasta un máximo de 11 euros diarios, de acuerdo con el artículo 45 del Reglamento de IRPF.

4. Abonos por desplazamientos que no sean dietas.

En este apartado se incluyen los gastos derivados del desplazamiento de los trabajadores entre su residencia y el centro de trabajo. Distinguiremos dos casos:

Por un lado, si la empresa entrega una cantidad de dinero para compensar dicho coste, tributará como rendimiento del trabajo dinerario.

Por otro lado, si la empresa se encarga del transporte colectivo de empleados (por ejemplo transporte en autobús) al lugar de trabajo, nos basaremos en el artículo 42 de la Ley de IRPF y 46.bis del Reglamento. Según el mencionado artículo, estarán exentos de tributar siempre y cuando las cantidades abonadas por la empresa en concepto de transporte colectivo no supere los 136,36 euros mensuales, ni los 1.500 euros anuales. Si se superan estas cantidades, el exceso sí tributará como rendimiento del trabajo en especie

5. Cantidades entregadas para cursos de formación.

Las cantidades dinerarias que la empresa entregue a los trabajadores para resarcir los gastos de actualización, capacitación, reciclaje y formación del personal sí tributarán como rendimientos del trabajo dinerario.

Pero, si estas cantidades se abonan directamente a la entidad que se encargará de impartir el curso, no tributarán puesto que vienen exigidas por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo.

6. Cantidades entregadas para seguros de enfermedad.

Si la empresa paga las primas de un seguro de enfermedad del trabajador y de su familia, se considera un caso sujeto a IRPF, pero exento, hasta el límite de 500 euros anuales por persona (el cual se incrementaría hasta los 1.500 euros anuales en caso de discapacidad de la persona). Si supera estos límites, el exceso tributará como rendimiento del trabajo en especie.

Pero si la empresa entrega una cantidad al trabajador para que éste pague un seguro será un rendimiento del trabajo en dinerario y tributará en IRPF.

7. Cuando se recibe la nómina en otro año.

Si este año tuvieras que haber cobrado más, pero el cobro de la nómina se retrasó por motivos justificados no imputables al contribuyente, los rendimientos del trabajo se percibirán en los años siguientes, por lo que en este año no se procede a incluirlos en la declaración.

En cambio, si este año recibes unas retribuciones que no incluiste en años anteriores por estos motivos, produciéndose en ese momento el devengo del IRPF, se practicará una autoliquidación complementaria al año en el que se debieron de percibir las rentas, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno, conforme el artículo 14 de la Ley de IRPF.

En este artículo queríamos recoger algunos aspectos de los rendimientos del trabajo que puede que tengas dudas, pero podríamos encontrarnos con más. La clave es buscar en la Ley y en el Reglamento si esos rendimientos se encuentran exentos o no, o si están sujetos. Además, se recomienda estudiar alguna consulta de la Dirección General de Tributos, ya que se contemplan casos que no se desarrollan en la normativa anterior, o no se indica suficientemente claro. Esperamos que os sirva para aclarar algunas dudas y si aún tienes dudas háznoslo saber a través del formulario de contáctanos o en los comentarios de debajo de este artículo.

Leticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Sergio Javier coronel. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Volver arriba